Moreira enfrenta cargos por crímenes de lesa humanidad en La Haya: busca defenderse

Humberto Moreira, ex gobernador del estado de Coahuila, busca defenderse a través de la redacción de una pequeña carta, dirigida a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, contra la acusación de crímenes de lesa humanidad que pesa sobre él desde julio de este año.

Tres meses de silencio guardó el ex mandatario: fue el 5 de julio pasado cuando la Federación Interamericana de Derechos Humanos (FIDH) informó a la corte de La Haya que un proceso penal en contra de Humberto Moreira y su hermano Rubén, tenía que ser iniciado, a causa de los asesinatos y desapariciones que tuvieron lugar en Coahuila, entre 2009 y 2012, el tiempo en que Moreira fue gobernador.

Foto: Proceso

Fueron los testimonios de exintegrantes de Los Zetas, que rindieron ante tribunales de Texas, los que revelaron en su momento la complicidad de los hermanos con esta organización criminal, y que permitió que se acometieran atrocidades en contra de la población civil.

La publicación del informe “México: asesinatos, desapariciones y torturas en Coahuila de Zaragoza constituyen crímenes de lesa humanidad”, emitido por la FIDH, la que concluyó que “las autoridades estatales responsables de la seguridad cometieron crímenes de lesa humanidad junto con los Zetas, en un contexto de innegable colusión”.

El texto, se basa, por otro lado, en el análisis de 500 casos de tortura, privación de la libertad y desapariciones forzadas”, y afirma que el gobierno de Moreira tuvo una gran responsabilidad en los crímenes cometidos.

En la declaración escrita que el ex gobernador remitió a La Haya, dice ponerse a disposición de la corte, y estar listo para “rebatir todas las difamaciones que se emitieron en su contra en el documento”. Dice, además, que en el informe se le vincula gratuitamente a determinados comportamientos “de apariencia delictiva”, con los que nada tiene que ver.

Según sus palabras, el artículo está basado en: “artículos periodísticos que, o bien reproducen parcialmente la versión difundida en otro medio de comunicación, o emiten, de forma descontextualizada, testimonios indirectos e interesados de narcotraficantes detenidos en Estados Unidos”.

Añade: “no dudo de la buena fe de la FIDH. Sin embargo, creo que la información manejada en el meritado Informe ha sido tomada de forma errónea y ha omitido datos importantes que habrían ayudado al esclarecimiento de los hechos. Ante tal circunstancia, como ya hice al contestar la información difundida por los autores del Informe, una vez más, doy un paso al frente y reitero mi voluntad de colaboración con ésta Federación y con la Corte Penal Internacional”.

Una vez que sea abierto el examen preliminar del caso y se establezca y reconozca la existencia de crímenes de lesa humanidad, estará en manos de la corte determinar si las autoridades mexicanas tienen jurisdicción sobre el caso, y las medidas que habrán de tomarse contra otros servidores públicos.

Hasta el momento, los cargos más importantes que se le imputan a los hermanos Moreira son los de lavado de dinero y tráfico de drogas. No obstante, los testimonios de los testigos texanos han bastado para que la Clínica de Derechos Humanos considere que los crímenes cometidos por Los Zetas  tuvieron la implicación de varias instituciones públicas y oficiales.

Discusión