La renuncia de Margarita sí ayudó al PRI y hundió al PAN, según encuesta

- Por

El caos interno que vive la derecha mexicana tiene muy poco tiempo para encontrar una solución. Desde decidir unirse a sus rivales políticos del PRD, hasta pasar por una crisis dentro de sus militantes, el partido Acción Nacional vive uno de sus peores momentos.

El caso que destapó la crisis fue la renuncia de Margarita Zavala, primera dama del 2006 al 2012, quien acusó al líder del partido, Ricardo Anaya, de abuso de autoridad dentro de su partido. Además, señaló su poca capacidad para dialogar y dejó en evidencia la forma en la que Anaya cerró el partido para que nuevos militantes ingresaran.

Ambos buscan la silla presidencial y desde hace algunos años las encuestas los posicionas como las dos piezas claves para que la derecha mexicana tenga un representante fuerte. Pero siempre ha ocurrido algo, Zavala siempre ha estado por encima de Anaya en las preferencias electorales. Incluso ahora que ha abandonado al partido que la cobijó durante más de treinta años, Margarita continúa por encima de Anaya aún como candidata independiente.

Ahora, sin partido que la respalde en el camino a la presidencia de México, Zavala ha tumbado un puesto en las preferencias electorales a su antiguo partido, Acción Nacional. Esto la coloca como la cuarta favorita para gobernar al país, justo por debajo del Frente Ciudadano, la alianza a la que tuvieron que caer el PRD y el PAN para poder competir, según una encuesta del diario El Financiero.

La salida de la mujer de los rebozos dejó una herida profunda dentro del partido de derecha, generando grupos de adeptos como los llamadas Rebeldes del PAN y la marcha de su cuñada, Luisa María Calderón, que abandona también al partido para dejar en claro que Anaya es el gran problema de la derecha mexicana, según los calderonistas.

Para los mexicanos, la primera opción para gobernar al país continúa siendo el candidato de Morena, Andrés Manuel López; en segundo puesto, y pasando por encima del Frente Ciudadano después de la renuncia de Margarita, se encuentra el partido en el poder, el PRI, con Osorio Chong como principal candidato.

Aunque este famoso Frente Ciudadano no ha decidido aún a su candidato presidencial, su popularidad ha caído al tercer puesto y los coloca a sólo tres puntos de Margarita Zavala, que ocupa la cuarta posición. Zavala y Anaya se disputaban la titularidad del Frente y posiblemente el actual líder del PAN se siga postulando a él mismo como la opción ideal para competirle a las otras fuerzas políticas. Esto a pesar de sus recientes escándalos.

Fuente: El Financiero

Margarita Zavala se alza hasta el momento como la propuestas independiente más fuerte para lograr competir por la presidencia de México. De entre las 40 opciones de candidatos independientes que existen actualmente para entrar en la boleta electoral, la de Zavala sería la más fuerte y la que más personas convoque al final de la contienda. Y es que muchas personas consideran a esta candidata como una vuelta favorable a los valores de derecha y la política militar de su esposo, el ex presidente Felipe Calderón.

Como lo señaló Anaya en su momento, la renuncia de Margarita sí ayudó al PRI. Hace tres meses, la fuerza política más antigua de México se encontraba en el tercer puesto en las preferencias electorales. Ahora, con la polémica y el quiebre en la derecha mexicana, el PRI ha escalado hasta la segunda posición, dejándolos como uno de los favoritos para gobernar el país hasta el 2024. Pero dentro del PRI se vive también una crisis de credibilidad, ya que no se sabe realmente a quién escogerán como candidato. Incluso, hace unos meses, el partido votó para que personas ajenas al partido de Peña y Salinas puedan ser elegidas como candidatos a la presidencia.

Entre las dificultades de estas fuerzas políticas por elegir a sus candidatos, el único beneficiado ha sido el tabasqueño López Obrador. Este personaje ha competido en dos ocasiones por la presidencia de México y al parecer el 2018 será su año, según esta y otras encuestas. Mientras más polémica y problemas internos tengan sus contrincantes, el ex jefe de gobierno tiene más posibilidades de ganar.

Lo cierto es que la renuncia de la señora de Calderón le deja el camino abierto a Anaya para ser el candidato ideal de la derecha mexicana. Lo malo es que ya no depende solamente del PAN el tomar esta decisión; al estar unidos en el Frente Ciudadano, las izquierdas del PRD y Movimiento Ciudadano también decidirán si Anaya es la mejor opción o alguien con mejor imagen política podría encaminarlos a la silla presidencial, en donde no son favoritos.

Mira toda la información en esta nota de El Financiero.